Chef Nómade

Pablo Ranea: un chef nómade

Luego de liderar durante 10 años la cocina de Azafrán -uno de los más reconocidos restaurantes de Mendoza, al que con su sello personal posicionó entre los mejores establecimientos de la nueva cocina argentina-, el chef Pablo Ranea continúa innovando y experimentando nuevas prácticas en su fascinante labor diaria. El año 2016 lo encuentra dedicado exclusivamente a profundizar su exploración gastronómica.

Viajar por el mundo, colaborar en las cocinas de los más destacados chefs y realizar intervenciones en grandes capitales han sido una constante de los últimos años. Allí, además de expandir su formación profesional coordina presentaciones junto a otros restaurantes, brinda clases de cocina, participa en festivales o presenta las particularidades de la gastronomía argentina y sus vinos.

Motivado por la búsqueda de la emoción en la gastronomía y persiguiendo la libertad para generar intercambios: indagar, examinar, aprender y enseñar, se abre a realizar tours desplegando distintos tipos de trabajo; encuentros que forman parte de su aprendizaje generando nuevas sinergias y nuevos retos que lo llevan a ofrecer ingredientes y ciudades mezclados en sus platos.

“En el mundo existen cocineros residentes, cocineros asesores y cocineros nómades. Además, existen los que combinan distintas facetas profesionales; ésa es mi inmediata elección”, afirma Pablo Ranea. Su espíritu inquieto y observador lo lleva tras la búsqueda de la iluminación, el conocimiento, la alquimia.

Actualmente Pablo incorpora un nuevo costado a sus intereses y desarrolla una veta gerencial y de consultoría temporal para empresas gastronómicas, a quienes asiste con su mirada experta, brindando perspectivas y enfoques destinados a impulsar, mejorar y desarrollar conceptos, cocinas, procedimientos, cartas y menús. Renueva y transforma la gastronomía mediante el desarrollo de técnicas, rediseño de presentación de platos, estandarización de recetas, diagramación de costos y capacitaciones de equipos de trabajo. Propone con su visión particular una gastronomía que busca convertir la fusión de alimentos en una expresión cultural.

Es un chef nómade, que baja de un avión y sube a otro. Regresa de una gira y ya comienza a planificar sus próximas citas dentro de las cocinas del mundo. Sin olvidarse de su tierra, Mendoza - en donde proyecta originales experiencias-,  su reto inmediato será comandar la gerencia ejecutiva de Saga Restaurant & Cigar Club, en el corazón de la República Dominicana y desarrollar la consultoría gastronómica para un grupo de restaurantes holandeses en Aruba.